sábado, 16 de junio de 2012

LA TAZA ROTA

broken cup Pictures, Images and Photos

Era un día gris y oscurecía más a medida que adentrabamos en la espesa llanura; faltaba poco para llegar a la casa de Saco.  Este hombre de aspecto empobrecido, diminuto y contrahecho poseía el don de la visión.  Para ello utilizaba varios métodos: el espejo, las cartas, la taza y el cigarillo. Nosotros ibamos a leernos la taza.  Llegamos y amablemente  preparó tres tazas de un aromático café bien concentrado endulzado con azúcar morena. Lo bebimos cuidándonos de dejar un poco en el fondo.  Mientras tanto, el anciano colocaba carbón en un viejo anafre, le puso fuego y sopló vigorosamente; diminutas chispas salieron desde dentro de las crujientes brazas.  Con destreza sostuvo las tazas cerca de las brasas hasta que el café y el azúcar se quemaran formando imágenes que solo el sabía interpretar. Una vez terminó de leer la primera, tomó la segunda y con solo mirar las imágenes que había dentro de ella pegó un grito y tiró la taza al piso.  De inmediato tratando de disimular el impromptus, exclamo -"¡Uy! aún está caliente la taza, no te preocupes pondré otra para ti".  Prosiguió a la lectura de la tercera taza y me dijo: Aun no has conocido a quien será tu esposo, es un extranjero, lo conoceras en el trabajo, tendrás cuatro hijos, y serás muy dichosa en los negocios, viajarás mucho..... Incorporándose se dirigió a la cocina y coló nuevamente un poco de café y se lo dio a beber  a mi amiga. Haciendo el  mismo ritual sostuvo la taza cerca de las chirriantes brasas, y una vez el café y el azúcar se quemaron empezó a leer diciendo: muy, muy pronto te casarás con tu novio de toda la vida y serás muy feliz. Terminándo de decir esto notamos cierto letargo en su hablar y caminar.  En ese momento pensamos que quizás por su avanzada edad se le había hecho extenuante la consulta.  Agradecidas le pagamos y emprendimos el largo viaje que nos llevaría de regreso a la ciudad. En el trayecto hablamos poco. Cada una estaba ensimismada pensando en las palabras de Saco.

Han transcurrido cuarenta y cinco años desde que visitamos a Saco y jamás hemos olvidado sus palabras. En todas las predicciones acertó. Mi amiga, la de la taza rota,  quien apenas tenía quince años entonces, a los pocos meses, se casó con su novio en lecho de muerte pues repentinamente le diagnosticaron una horrible enfermedad terminal y falleció.

16 comentarios:

  1. Vaya, siempre me dejas impactada niña, ya debería acostumbrarme :)

    Es un buen relato Marilyn, besos

    ResponderEliminar
  2. Yo no se si creer o no creer en esas predicciones. No las hago mucho caso, pero el relato ha sido estupendo. Como siempre muy en tu estilo, que me gusta un montón.

    que tengas buen finde

    ResponderEliminar
  3. Yaaa... Marilyn, con lo bien que se presentaba la historia.Si hay gente que cree a piés juntillas estas premoniciones yo ni entro ni salgo.Simplemente las respeto: porque me dan grima...!

    Pero me lo he pasado divinamente leyéndote como siempre.

    Un abrazo:)

    ResponderEliminar
  4. Interesante relato Marilyn, como siempre dejándonos interesantes dudas y reflexiones.

    ¿Se hubiese casado después de que el anciano le comunicase eso? ¿Se debe influir en el destino de una persona siguiendo estos sistemas de adivinación..? El sabio anciano eligió prudentemente.

    El que busca respuestas corre el riesgo de encontrarlas... Gracias Marilyn.

    ResponderEliminar
  5. Hola Marilyn

    Me prendo con tus relatos, lo haces muy bien y encima me trae un recuerdo muy similar de cuando era niña-adolescente.

    Es un gusto leerte
    Que tengas un lindo fin de semana
    Abrazos de sábado

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado Marilyn, como siempre, un abrazo enorme :)

    ResponderEliminar
  7. Gran relato, nunca se equivocan esas personas, es un don que muy pocos tienen.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Es un don que solo unos pocos tienen. Otros son sólo charlatanes. Muy bueno :)

    ResponderEliminar
  9. He leído con gusto tu relato, conciso e inquietante. Planea sobre él desde el momento en que se rompe la taza un mal augurio que el adivino-brujo no quiere revelar, pero que el lector intuye.
    Te sugeriría, si me lo permites, que para darle un poco más de intensidad reforzaras el final y lo alargaras, ya que queda un poco pobre y precipitado comparado con la descripción más pormenorizada de la primera parte. Al no ser un relato largo, creo que te lo puedes permitir.
    (se te han colado algunas grafías juguetonas en "brazas" y "asertó) Conozco bien el quebradero de cabeza que os supone a los latinoamericanos esa confusión de grafías.
    Quisiera pedirte un favor: que leyeras la última entrada de mi blog, me dieras tu opinión sincera y me encantaría que te incorporaras a esa iniciativa que propongo. Muchos besos.

    ResponderEliminar
  10. Eso mismo pense cuando termine de escribirlo que le faltaba fuerza. Pero asi como lo escribi fue que sucedio en la vida real.
    En relacion a las faltas ortograficas tienes razon no le pase el corrector, cualquiera escribe sin faltas hoy en dia con esa magnifica herramienta.
    Lo que no comprendo es que tiene que ver el hecho de ser latinoamericana y las faltas de ortografia. Que pensarias entonces si te digo que soy caribena.


    bexos

    ResponderEliminar
  11. Un texto perturbador, sin dudas...
    Muy bueno.
    Un beso.
    HD

    ResponderEliminar
  12. Por cierto, lo de la mala ortografía y lo latinoamericano fue una generalización y descalificación horrorosa, visité el blog de Marta y se lo indiqué.
    Ahora sí... me fui.

    ResponderEliminar
  13. Marilyn, no he pretendido en ningún momento decir que por ser latinoamericana (o caribeña) hagas faltas de ortografía. De esas las hacemos todos si no pasamos el corrector. A lo que me refería es que por la fonética de vuestro español tenéis más dificultad con las eses, las ces y las zetas. Soy una gran admiradora de Latinoamérica, de su literatura, de la dulzura de vuestro español y tengo un hijo con un colombiano. Así que no soy muy sospechosa de antilatina. Solo quise comentártelo por si no lo habías visto y que pudieras corregirlo. No era mi intención ofenderte y si lo he hecho, te pido disculpas. En cuanto al otro comentario, sobre el final, solo he intentado transmitirte la sensación que me produjo al leerlo. Insisto en pedirte, por favor, que pases por mi blog y leas mi última entrada. Quizás me entenderás un poco mejor. Un beso.

    ResponderEliminar
  14. Desconocía tu blog.
    Es perturbador tu relato.
    Un don que pocos tienen.

    Un besito.
    Te invito a mi rincón, si gustas.

    ResponderEliminar
  15. Siempre me dejas pensativa Marilyn, nunca he visitado a ningún adivino, una vez, hace muchos años, estando en Cordoba con mi esposo y unos amigos, una gitana quiso mirarme la mano, yo presintiendo que me iba a decor algo malo no lo consentí...a los pocos meses, murio mi amado esposo, el tenía 34 años y yo 29.
    ¿Crees que soy algo "bruja"?

    Te mando un besito

    ResponderEliminar
  16. Hola de vuelta mi querida amiga. Cuando te visito me llego a tus dos blogs.

    Este relato me lleva a la niñez cuando había más lectores de suerte de los que hoy se conocen.
    Todo iba bién hasta el final.
    Siempre uno espera ser sorprendido y tu no fallas.

    Mil besos querida amiga

    ResponderEliminar