jueves, 28 de marzo de 2013

BUENAS NOCHES




Percibí un soplo de aliento frío deslizarse sobre mi cara. Abrí los ojos pero no vi a nadie, sin embargo, mi intuición me decía que no estaba sola en la habitación.  Instintivamente me di la vuelta arropándome de pies  a cabeza dejando libre un ojo con el cual mirar.  Lentamente, poco a poco, la sábana que me cubría se fue discurriendo hasta que unas manos ásperas y frías me sujetaron la cabeza. Unos labios resecos me estamparon un beso en la mejilla. "Buenas noches" dijo, con una voz ronca y lejana. Temblando apreté fuertemente los párpados y no supe más de mi hasta el día siguiente. Nunca supe lo que pasó aquella noche, pero jamás he vuelto a dormir sola.

miércoles, 20 de marzo de 2013

EL EMISARIO



Hube de levantarme entumecido en mitad de la noche al escuchar tres espaciados golpes de aldaba sobre el portón. Encendí una vela, cubriendo el lateral de la llama con mi temblorosa mano, y caminé vagamente el largo pasillo hasta llegar al recibidor. Volvieron a sonar tres huecos golpes separados por un breve lapso de tiempo. Aflojé el grueso cerrojo y empujé hacia mí el portalón. Una larga figura sin rostro, enfundada en un manto siniestro, permanecía quieta en el umbral.

-¿Qui..quién sois? -Pregunté tiritando.

Abrió sus brazos, dejando pasar un remolino de viento escarchado que silbaba con furia mi nombre. Sentí aquel hedor enfermizo perforar mi piel, penetrando hasta lo más profundo de mis huesos. Cerré de golpe la puerta y regresé a mi alcoba a oscuras, febril y atemorizado. Prendí la mecha frente al ventanal, su tenue llama me permitió ver el reflejo de una larga figura sin rostro que, con mano temblorosa, protegía el lateral de una vela.

Gotzon

miércoles, 13 de marzo de 2013

EL MONSTRUO


No te preocupes mi niño, mamá está contigo, nada va a pasarte.
No pongas esa cara mi vida, ya te he contado todos los cuentos que sabíamos, ahora hay que dormir cariño, así bien tapadito, no, tu osito Charlie está roto y sucio, acuérdate. Sí, no me olvido del beso en la frente, sí Esteban, he mirado debajo de la cama y en el armario y no he encontrado ningún monstruo, ya te he dicho muchas veces que los monstruos no existen, sólo que a menudo se tienen pesadillas y crees que lo que has visto y hecho es real mi pequeñín, ahora duerme, sí, mamá vigilará, buenas noches querido, pero no llores mi cielo, por favor sabes que oírte llorar me hace daño, cálmate ángel mío, no te revuelvas tan fuerte, vas a acabar hiriéndote, sabes que esta noche tiene que ser así mi vida, si duermes tranquilo mañana aflojaré las cinchas de tus muñecas y soltaré tus piernas, pero sólo si eres bueno te dejaré comer carne.

Emil Sinclair

miércoles, 6 de marzo de 2013

METAMORFOSIS




El aullido se escuchó en todo el pueblo. Nadie dijo nada, nadie se sorprendió, ya estaban acostumbrados. Solo la luna llena guardaba el secreto de la infame maldición que pesaba sobre el licántropo que aun hoy permanece recluido en la habitación No. 666 del manicomio.